El Ayuntamiento de Carral nació como tal en el año 1836, siendo el gobernador civil Pio Pita Pizarro el encargado de fijar su demarcación siguiendo la división administrativa que hiciera en España Javier de Burgos. El nombre de Carral se debe a que el núcleo de población que sirve de capital municipal, se encuentra en el camino que une Santiago con A Coruña , y por el que circulaba la Carrilana.

El Municipio de Carral está situado en la parte centro-norte de la comarca septentrional de la provincia de A Coruña, a 17 quilómetros de la capital provincial, y delimitando con el Ayuntamiento de Cambre por el norte, Ordes al sur, Abegondo al este, Cerceda al oeste, y con el municipio de Culleredo al noroeste. Ocupa una superficie total de 48 Km2, que representa el 0,6% de la provincia. Está formado por ocho parroquias: Veira (9,735 Km2), Tabeaio (5,016 Km2), Cañás (3,338 Km2), Paleo (8,172 Km2), Quembre (5,118 Km2), San Vicente de Vigo (4,760 Km2), Sergude (2,481 Km2) y Sumio (9,334 Km2). Cuenta con una población total de 5.592 habitantes.

Castro

Dentro del municipio nos encontramos con dos valles que acogen los ríos Barcés y Brexa. Ambos son afluentes del margen izquierdo del Mero. El Brexa penetra en Carral por su extremo NO, atravesándolo en dirección noroeste-nordeste, y formando el valle situado entre Tabeaio y el núcleo urbano de Carral. El río Barcés forma uno de los paisajes más hermosos del ayuntamiento: el Valle de Barcia. El Barcés transcurre diagonalmente en el territorio carralés, sirviendo en algunos trayectos de su recorrido de límite del ayuntamiento de Abegondo. El valle que acoge es de gran riqueza agrícola y las panorámicas que ofrece son de inmejorable hermosura. En él podemos encontrarnos numerosos pazos, castros, molinos, cruceros, capillas e iglesias; aunque muchas de estas construcciones ya desaparecieron o están en estado de abandono y deterioro. Los que mejor se conservan  son los pazo y las iglesias. También son salientables las principales alturas que se encuentran en este municipio. Son el Xalo con 459 mts., San Bartolomé, en As Travesas, con 458 mts. de altitud, y el monte Castro de Ameás con 210 mts.

Hagamos mención a continuación de los apuntes históricos más salientables que se relacionan a este ayuntamiento. La colonización de las zonas altas por parte del hombre, hizo que Carral acogiera en la prehistoria dólmenes y otro tipo de construcciones de este tipo. Así, en el Xalo y en Paleo hay vestigios (muy pocos, desgraciadamente) de este tipo de restos de nuestros antepasados más primitivos. En estas zonas se encontraron además diversos utensilios cotidianos (hachas, puntas de flecha, elementos de cocina, molinos…). En lo que se refiere a castros, en Carral había también un importante número. Entre ellos podemos mencionar los de Paleo, Paiolante, Gosende, Balbén, Ameás, Herves  y el de A Eira dos Mouros. Este municipio siempre fue muy apreciado por sus pobladores, tanto por motivos defensivos, como por la riqueza de sus tierras, bosques y ríos. Así también lo entendieron familias de ilustre linaje que residieron en pazos que ya mencionamos anteriormente, y que dominaron a los aldeanos bajo la jurisdicción del Conde de Altamira.

Carral fue también lugar de paso para los peregrinos que se dirijían a Santiago por el Camino Inglés. En nuestro ayuntamiento este Camino tiene tres trayectos diferentes que circulan paralelamente. Uno de ellos coincide con la actual carretera N-550. Los otros dos circulan por las orillas del río Barcés, pero se hace difícil la circulación por ambas, ya que en muchos puntos de su trayecto la vegetación oculta el recorrido. En la actualidad la Concellería de Cultura del Ayuntamiento de Carral está recuperando estos ramales del Camino Inglés, además de otros elementos populares relacionados con los mismos (fuentes, molinos, etc).

concello-historia

Fernando III concede a las gentes de Carral el título de lealtad, en agradecimiento a los muchos carraleses que habían defendido el castillo de Baeza del asedio musulmán, en la víspera del Día de San Andrés de 1227. Es por este motivo por el que, en los documentos del Ayuntamiento de Carral figura el título de Muy Leal. Fernando III les concede también el privilegio de colocar en el escudo un bordado de gules con ocho aspas de oro, una por cada parroquia, en conmemoración de aquella hazaña. Después los Reyes Católicos, en 1497, otorgan a la villa de Carral la Carta de Puebla Real, por lo que queda libre del Señorío de Santiago, y puede colocar también en su escudo la corona real. Pero sin duda alguna el hecho más importante ocurrido en Carral fue el fusilamiento de los Mártires en el levantamiento de 1846 contra el presidente Narváez. Se pretendía reivindicar la libertad de Galicia. El levantamiento comenzó el 2 de Abril en Lugo, cuando el Coronel del Estado Mayor de la Capitanía General de Galicia, Miguel Solís, disolvió el Consejo Provincial y la Diputación, proclamando una Junta de Gobierno de Galicia en contra del gobierno de Isabel II, presidido por Narváez. El 23 de Abril, Solís se enfrentó en la Batalla de Cacheiras al General Concha, que con una superioridad sorprendente sobre las tropas rebeldes, hizo que Solís retrocediese con sus hombres entregándose más tarde. El día 25 son trasladados a Coruña para ser juzgados, pero debido al gran número de adeptos con los que contaban en esa ciudad, se decide hacer un falso juício por el camino. Se intentó celebrar en Ordes, pero debido a la ausencia de una autoridad civil que refrendase la condena, siguieron su camino llegando a Carral, donde pudieron celebrar un juício rápido. El 26 de Abril Miguel Solís fue ejecutado en el atrio de la Iglesia de Paleo, al tiempo que sus oficiales sufrieron igual suerte en la Fraga do Rei. Se enterraron los cuerpos en la Iglesia de Paleo, donde aún se reconocen algunas de las lápidas sin inscripciones.

La Liga Gallega de A Coruña toma la iniciativa de levantar un monumento en memoria de los Mártires de Carral. La primera piedra se coloca el 23 de Abril de 1899, inaugurándose el 22 de Mayo de 1904. En él figura el siguiente lema: “Aos mártires da liberdade mortos o 26 de abril de 1846. Liga Gallega na Cruña” (A los mártires de la libertad muertos el 26 de abril de 1846. Liga Gallega en A Coruña). Una placa recuerda los nombres de los oficiales ejecutados.

pazo

La Ruta de los Mártires descubre lo sucedido en el fusilamiento de los doce oficiales capitaneados por el Coronel Miguel Solís, y que se sublevaron por la libertad de Galicia el 26 de Abril de 1846 en contra del gobierno del General Narváez. Mezcla recorrido urbano y rural. Parte del monumento (construído por la Liga Gallega de A Coruña en 1899) está situado en la Plaza de a Capela, en el centro de Carral, donde hay un panel explicativo de las rutas existentes. Y termina en el cementerio de Paleo, donde están las sepulturas de los Mártires.